miércoles, 13 de abril de 2011

Hipotesis para explicar la ley de Ludwig, Sucesión de Fibonacci en los petalos de las flores... By Manu

miércoles, 13 de abril de 2011


La sucesion de Fibonacci es una sucesión matematica en la que cada numero es el resultado de sumar los dos anteriores en una sucesión como esta: 1,1,2,3,5,8,13,21,34,55,89,144, etc

Esta sucesión se encuentra repetida en multiples ejemplos en la naturaleza y de ella se deduce el supuesto numero aureo, o numero divino que algunos interpretan como sello de autoría divino y demostración de la existencia de un diseñador inteligente.

Uno de esos ejemplos es la conocida en botanica como "Ley de Ludwig" que apunta al hecho curioso de que la mayoría de las flores tienen un numero de petalos que coincide con un numero de la sucesión de Fibonacci. La cala, por ejemplo, tiene un solo petalo, la euphorbia tiene dos, el lirio 3, la jara 5. Con mayor numero de petalos, flores como las margaritas y girasoles pueden tener 13, 21, 34, 89 petalos...

Con la intención de refutar la supuesta necesidad de un diseñador inteligente para explicar este tipo de fenomenos, elaboré una hipotesis muy primitiva de como sería posible que esto ocurra. No soy botanico ni experto en flores ni nada parecido, solamente alguien con mucho tiempo libre para pensar en estas cosas, y no pretendo que se tome esta hipotesis mas que como un ejemplo hipotetico de como sería posible que por medios completamente naturales ocurran este tipo de fenomenos.

Todos observamos una capullo de rosa alguna vez y notamos que en principio hay un petalo grande que cubre a los demás, y que a medida que el numero de petalos aumenta, la rosa se va abriendo capa por capa rebelando los demás petalos en su interior. Parece ser que cada petalo alberga un petalo ligeramente mas chico en su interior, que a su vez alberga otros mas chicos en una disposición espiralada de petalos de tamaño decreciente a medida que nos acercamos hacia el centro.

Supongamos entonces que en un primer día, un petalo comienza a gestarse, en un segundo día alcanza su madurez y recien a partir del tercer día empieza a gestar en su interior un nuevo petalo por día, y cada uno de esos nuevos petalos a su vez va repitiendo el mismo proceso a medida que la flor se abre.

Tendríamos entonces en un primer día un petalo comenzando a gestarse. En el segundo seguiríamos teniendo un solo petalo alcanzando su maduración y en el tercer día tenemos a ese petalo ya comenzando la gestación de un segundo petalo. Al cuarto día, el primer petalo comenzó a gestar un tercer petalo mientras que el segundo alcanza su maduración.

Me tomé el trabajo de representar esta idea en paint y lo que obtuve fue lo siguiente:

http://img814.imageshack.us/img814/2968/petalosdefibonacci.jpg

Si continuasen el grafico seguirían observando la misma secuencia.

Como vemos, a medida que pasan los días, el numero de petalos aumenta, reproduciendose siempre a un ritmo que respeta la sucesión de Fibonacci. Dependiendo de que flor se trate, el numero de petalos alcanzado va a ser mayor o menor, pero mientras este proceso ocurra la ley de Ludwig se seguiría cumpliendo.

Esto no es una hipotesis cientifica seria obviamente. Como ya dije, no soy botanico ni nada parecido, la idea de mostrar esto no es mas que demostrar que es posible que por medios completamente naturales emerjan formas que cumplan con ciertas propiedades matematicas sorprendentes.

El universo es un lugar ordenado y la evolución, inspirada por el orden del universo en que ocurre, nos dió a nosotros la capacidad de pensar y crear estructuras ordenadas. El orden hizo a la inteligencia, la inteligencia no hace al orden...

Un universo maravillosamente ordenado y armonico no necesita de una inteligencia diseñadora para existir y la necesidad existencia de tal inteligencia implicaría negar y limitar la maravillosa expansión del orden y la armonía natural en el universo.

18 comentarios:

Deysi

Que bien que te tomaste el tiempo para hacer ese diagrama, mucho gusto!

Anónimo

olaaaa esto es muy feoo

Anónimo

perdon era de broma esta muy bien

Anónimo

sin entrar en números de pétalos solo la existencia de la Rosa habla de un diseño. El razonamiento lógico del impresionante cerebro no puede ser producto de la casualidad. La sucesión de Fibonacci no está únicamente en los pétalos de la rosa, es una presencia ubicua. Los brazos de la galaxia en la que vives está regida por esta sucesión. Intenta explicar esto con un diagrama.

"Prefiero equivocarme creyendo en Dios y que no exista que equivocarme no creyendo en un Dios que sí existe" Pascal (matemático, físico).

Anónimo

!Ha! Creí que no existían personas aún que tomaran seriamente a la apuesta de Pascal.

Con respecto al texto, muy nteresante, buen trabajo.

Mbertelotti

El error de la apuesta de pascal consiste en reducir las chances a dios o no dios.
Yo prefiero equivocarme creyendo que hay un monstruo debajo de mi cama que mata a los creyentes y que no exista que equivocarme no creyendo en el y creyendo en dios y que el monstruo exista. De acuerdo a esa logica igualmente valida a la apuesta de Pascal, lo razonable es creer en el monstruo y no creer en dios.

Mbertelotti

La existencia de la rosa no habla de diseño, habla de evolución...

Ludwing Navarro

Interesante blog, entretenido sobre todo, los comentarios hay que tomarlos como son, opiniones, mas no la verdad absoluta, esa nadie la sabe, ni el blogger, ni los comentaristas, entonces la verdad depende de la profundidad de tus creencias y es tu particular verdad, saludos mi amigo, felicitaciones por el blog, lo seguire leyendo.

Anónimo

A mí también me ha gustado mucho el artículo, un saludo.

Fernando Azogare

La idea está bien, pero con el afán de llevar este ejemplo más allá, a sus connotaciones más materialistas, los pétalos no van surgiendo de uno en uno sino que se desarrollan todos a la par. EL número de pétalos está determinado en los genes y parecen ser regidos por un sistema ABC de genes que se superponen en las células que expresarán el origen de las estructuras florales que se desarrollan todas simultáneamente: sépalos, pétalos, estambres y carpelos. Por lo que tal sucesión de Fibonacci está codificada en los mismos genes y es específica para cada especie.

Anónimo

...y que culpa tiene el pato de tu frustrada mente....

Unknown

Lo único que hiciste fue explicar como se cumple la Ley, pero no refutaste nada. Además, ni siquiera lo hiciste bien. La verdadera razón, como expuso Fernando, solo reafirma el hecho de que nada fue producido al azar. Pero te entiendo, la existencia de Dios no puede caber en tu cabeza e hiciste cuanto pudiste.

Unknown

no quiero que muera el pato :(
( ͡° ͜ʖ ͡°)

Manu Muñoz-Polanco Morón

( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)( ͡° ͜ʖ ͡°)

Manu Muñoz-Polanco Morón

( ͡° ͜ʖ ͡°)

Unknown

que no muera el patoooo

Isaias Sánchez Ramos

asesinooooooooooooo pobre pato

Ramòn Huertas

El método maya, estimula la intención y crea focos despiertos sobre las regularidades naturales, donde armonizan las cuantías que hacen a todo conocimiento y manifestaciones ordenadas de la vida. Es correcto y metodológico-cognitivo, basarse en recibir expresiones de regularidades concretas y humanizarlas, con procesos de generalización abstracta; para lo cual la herramienta fundamental son los números, el Lenguaje Universal, que hacen posible la técnica del proceso inductivo-deductivo de la mente humana.El Dios que unos sienten, otros imaginan y otros lo dudan, es la tremenda posibilidad de que la obra humanizadora del sentido del hombre, tenga una premisa, origen o nacimiento siguiendo la lógica
en la Flecha del Tiempo, que marca el carácter vivo del Universo y de todas sus partes.

Publicar un comentario

 
Nada en especial... ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates