martes, 25 de noviembre de 2008

La verdad de la manta - I Heart Huckabees

martes, 25 de noviembre de 2008 0

I Hearth Huckabees

La base de nuestra realidad. By Manu

La materia no se percibe, la materia se deduce. Es información lo que se percibe, todo lo que conocemos.
Aún sacando del medio el asunto de la percepción desde el punto de vista biológico, que implica reconocer la existencia de una estructura o envase material para nuestro yo: Aún así, todo lo que conocemos es información, nosotros somos información y las cosas que consideramos materiales son información, conceptos, conjuntos.
Las cosas son conjuntos de moléculas, las moléculas conjuntos de átomos, los átomos conjuntos de electrones, protones y neutrones y estos conjuntos de otras partículas, que son conjuntos de otras partículas y así continúan en una sucesión de conjuntos que se extiende ad infinitum.

¿Y la materia? Conocemos muchos conjuntos, pero la materia aún no la encontramos, aquello que consideramos cosas no son mas que conjuntos abstractos, como las sociedades o las instituciones.
La materia es una proyección externa, el hipotético sustento de lo que consideramos objetivo, y sin embargo, nunca encontramos materia sino conjuntos de conjuntos que, dicen, (aunque nadie pueda demostrarlo) culminan en unidades de materia (que aún no fueron descubiertas y no creo que nunca hagan).
Y aunque encontrasen las benditas partículas de materia ¿Qué pasaría? Querríamos saber cuales son las partículas que lo componen. Pero dejando eso de lado, ¿cambiaría algo si descubriesen que la materia existe? En ese caso quedaría consagrada la realidad como algo objetivo. Todo sería objetivo, todo lo que existe.
¿Y lo que no existe? ¿Por qué no existe? ¿Cuál es la diferencia esencial entre la existencia o inexistencia? Si la materia existe y la realidad es material y objetiva, entonces nuestro universo es una burbuja de existencia en medio de la infinita inexistencia.
Una burbuja de algo en medio de nada. Una burbuja de blanco en medio de negro o, lo que es lo mismo, una burbuja de negro en medio de blanco. Cuando hablamos de absolutos, todas las nociones pierden su sentido. Todo existe es lo mismo que decir nada existe.
Y el universo es una burbuja de algo flotando en la nada, o una burbuja de nada flotando en algo. Es una burbuja y punto, una burbuja sin un sustento externo. Es un edificio gigante, un bloque sólido de materia cayendo en un abismo eterno. La realidad objetiva, si existe, no tiene mas sustento, mas base ni es más sólida en relación con el resto de lo que lo es un sueño o una alucinación.
La diferencia entre las ilusiones subjetivas y la realidad objetiva es que las ilusiones tienen un sustento externo, frente al cual pierden importancia propia, mientras que la realidad objetiva es un absurdo, algo en la nada, sin sustento ni mas razones para creerla que lo que los ojos nos dicen a quienes nos creemos cuerdos.
Porque por otro lado, aún cuando el universo se demuestre objetivo frente a nuestra percepción, todavía falta que nuestra percepción se demuestre objetiva ante sí misma. De no ser así, todo lo que nuestros ojos perciben, incluyendo todas las conclusiones a las que nuestra percepción, de la mano de nuestra razón nos llevó, dejan de ser confiables. ¿Pero como demostrar la percepción? No podemos. Las únicas demostraciones que la razón nos puede dar son aquellas que se basan en la experiencia de la percepción misma. Con lo que cualquier intento de demostración de la percepción, conduce inevitablemente a un círculo vicioso de la lógica. Dos cosas no necesitan ser demostradas, el Yo (aquel que percibe, sea lo que percibe objetivo o no) y la información que es aquello de lo que el yo está compuesto, la información, la manifestación de lo abiertamente irreal, y que, por lo tanto, no necesita ser demostrada en lo real.
Entonces lo único que realmente no necesita demostrarse real (ya que no pretende serlo) es la información. La información entonces es lo primero. La información no existe ni deja de existir ya que trasciende el concepto mismo de existencia.
Lo único que existe es un mar infinito y eterno de información, combinándose espontánea y caóticamente rebelando todas sus infinitas posibles manifestaciones a cada instante. Y una de esas manifestaciones, la primera, es el yo, la manifestación que da sentido a todas las otras manifestaciones ya que es la manifestación que percibe a esas otras manifestaciones. El yo es el todo, es ese mar de infinita información contemplado a nivel global. Un mar de información que se contempla a sí mismo, inevitablemente, ya que no hay información sin que alguien la contemple y no hay ningún yo compuesto de algo diferente a la información misma. Todo es yo, yo es todo.

Yo soy yo, vos sos yo, yo soy las cosas, las cosas son yo, todos somos información, la información es todo y todo es YO. Yo son la existencia e inexistencia misma fusionada y mutuamente dependiente.

Todo es UNO y a ese uno le llamó Yo ya que yo soy parte y el uno completo simultáneamente.

Todo es uno, y partiendo de eso, podemos empezar a dividir el uno, el yo, conceptualmente para entenderlo por dentro.

martes, 4 de noviembre de 2008

ANARQUIA By Manu

martes, 4 de noviembre de 2008 0
El orden no solo es necesario, es natural, las jerarquias no lo son.
Aunque estamos acostumbrados a creer que no es así, el orden puede existir sin la autoridad.
Es más, para que exista un verdadero orden, el concepto de autoridad debe dejar de existir.

Para entender esto, el orden internacional es el ejemplo perfecto, no hay autoridad, se respeta la soberania de las partes (la soberania en los estados es el equivalente a la libertad en los individuos), los pactos son libres, voluntarios y rescindibles.

Los estados, no solo no son naturalmente buenos sino que son naturalmente frios, interesados y carentes completamente de empatía hacia otros estados. Pero aún así el orden internacional, para tener menos de 100 años y no ser totalmente igualitario, funciona bastante bien y eso gracias a la mutua presión de los estados para que se respete la soberania de cada uno.

Los defectos del orden internacional son aquellos derivados de la desigualdad de los paises ante el sistema internacional. Como por ejemplo el derecho de veto y la existencia de cinco miembros permanentes en el consejo de seguridad de la onu.
con lo que se les da a algunos estados una jerarquia superior, una autoridad especial.

El orden internacional es un sistema maravilloso exepto por estas atribuciones especiales que se le dieron a ciertos paises poderosos desde el momento de su creación para transformarlo en una herramienta de control. Util para legitimar las transgresiones de los paises poderosos en otros paises e ineficiente a la hora de prevenir, corregir o reparar los daños reales que los paises se ocasionan mutuamente.
Y eso ocurre porque esa desigualdad de poder en las relaciones internacionales y el hecho de que ese orden sea una herramienta de poder para algunos provoca en las naciones parte una falta de compromiso, etica y la ausencia de medios efectivos por medio de los cuales ese orden pueda imponerse a las partes.
El gran defecto del orden internacional consiste en no ser del todo igualitario.

Es recién ahi, cuando se da mas jerarquia, mas autoridad a unos que a otros, donde el orden falla.
Reconocer esto como algo natural de todo orden humano implica reconocer que:
De la aceptación generalizada de la igualdad de todos los seres humanos se deriva un orden inmediato y natural que solo es corrompido cuando se le reconoce a un ser humano una mayor jerarquia o autoridad que a otro. De esto, de dar unos individuos poder sobre otros, surge el caos, porque el orden deja de ser natural y pasa a depender de la voluntad de los considerados "superiores".

"Si todos tiraramos para el mismo lado, el mundo se daría vuelta" es una frase que ilustra bien lo que yo pienso. El orden no es el capricho de una voluntad, el orden es el equilibrio de todas las voluntades.
 
Nada en especial... ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates