martes, 30 de septiembre de 2008

El abogado del diablo- Discurso de Al Pacino

martes, 30 de septiembre de 2008 28
Al Pacino (diablo):
Sabes? te voy a decir algo: La culpa, es como una bolsa llena de ladrillos, todo lo que tienes que hacer, es bajarla.

Keanu Reeves (Kevin: el hijo del diablo):
No, no puedo hacer eso

Al Pacino:
¿Para quien cargas esa bolsa de ladrillos de todos modos? ¿Dios? ¿eso es todo? ¿Dios?
Dejame darte información de primera mano sobre Dios:
A Dios le gusta mirar... Es un bromista... pensalo...
Le da al hombre... Instintos
Les da ese extraordinario regalo y entonces ¿que hace?
Lo juro... Para su propia entretenimiento. Su propio privado, circo cosmico...
Pone las reglas en oposición... Es la joda mas grande de todos los tiempos...
Mira, pero no toques...
Tocá, pero no pruebes...
Probá, pero no tragues...
Y mientras estas saltando de un pie al otro ¿que hace el?
Se esta riendo como un enfermo!!
Es un rigido!! Es un sadico!!!
Es un terrateniente ausente!
Adorar eso?? Nunca!!

Keanu Reeves:
Mejor reinar en el infierno, que servir en el cielo... ¿Es eso?

Al Pacino:
¿Porque no?
Estoy acá, en la tierra, con la nariz metida en ella, desde que que la cosa empezó...
He alimentado cada sensación que el hombre estuvo inspirado a tener...
Me preocupé por lo que quería y nunca lo juzgué...
¿Porque? porque nunca lo rechazé... A pesar de todas sus imperfecciones:
¡Soy un fanatico del hombre!
Soy un humanista... Tal vez el ultimo humanista.
¿Quien en su sano juicio, Kevin, pude negar que el siglo XX fue enteramente mío?
¡Todo mío Kevin! ¡Todo! ¡Mío!
Estoy en llamas kevin... Es mi tiempo ahora... Es nuestro turno...

domingo, 28 de septiembre de 2008

TankMan - Tiananmen Square Protests (with John Lennon)

domingo, 28 de septiembre de 2008 0

La doctrina del shock- Naomi Klein

hakuna matata

Una buena filosofia

Rejected - Corto animado

viernes, 5 de septiembre de 2008

Un oso contra la marihuana

viernes, 5 de septiembre de 2008 0
Entre el elefante y este...
Parece que el problema de las drogas no afecta solo a los humanos sino tambien a otros animales.

PANGUITCH, Utah_ Investigadores dijeron que un oso negro incursionó en tantas ocasiones en un sitio donde se cultivaba ilegalmente marihuana, que sus dueños decidieron huir de la zona. Policías encontraron el martes envases de comida abiertos y desparramados por todas partes, latas que tenían marcas de dientes de oso, y otras huellas de la presencia del animal en un terreno de cultivo de marihuana en el condado de Garfield, en Utah. "Ese oso, definitivamente, tiene la mentalidad de un policía", dijo Danny Perkins, alguacil del condado de Garfield. "Si pudiese encontrar a ese oso, lo nombraría mi ayudante". Perkins dijo que en el operativo, en el área de la montaña Boulder, se descubrieron 4.000 bolsas de marihuana y 888 retoños de plantas."Ese oso en particular al parecer obligó a huir a los cultivadores de marihuana", dijo Perkins. "Nuestro condado es tan firme en la lucha contra las drogas que hasta los animales silvestres han decidido participar en la acción".

http://www.eldia.com.ar/edis/20080905/20080905124845.htm

China: logran rehabilitar a elefante adicto a la heroína

PEKIN- Un elefante drogado con heroína por traficantes de animales logró rehabilitarse en un centro de desintoxicación en el sur de China, informaron el jueves los medios de comunicación y un funcionario chino. Los traficantes utilizaron bananas rellenas de droga para atraer y capturar a Xiguang (de cuatro años) junto a otros elefantes asiáticos que están en extinción, señaló la agencia Xinhua. En 2005 la policía detuvo a los traficantes en la frontera chino-birmana y detectó que Xiguang presentaba todos los síntomas de dependencia a la heroína, por lo que el paquidermo fue enviado a la isla de Hainan (sur de China). Al cabo de tres años de tratamiento en el centro de protección de animales salvajes y en compañía de otros tres elefantes asiáticos, Xiguang será trasladado a una reserva en la provincia de Yunnan, al suroeste del país. "Los cuatro elefantes llegarán mañana (viernes) procedentes de Hainan", declaró a la AFP un responsable de la reserva, Xu. El elefante asiático es una especie en extinción que tiene de 25.600 a 32.750 representantes en el mundo según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), y es presa de los cazadores de marfil y de la cohabitación con los seres humanos.

http://www.eldia.com.ar/edis/20080905/20080905124631.htm

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Los casos mas asombrosos

miércoles, 3 de septiembre de 2008 0
De acuerdo con Wikipedia estos son los casos mas asombrosos de barcos fantasmas registrados:
1775: El Octavius inglés intentó atravesar el Paso del Noroeste pero no lo consiguió. Los cuerpos aparecieron trece años después congelados.
1872: El Mary Celeste portugués, la más clásica nave fantasma, es hallada en el estrecho de Gibraltar sin las nueve personas que iban a bordo. El barco estaba intacto pero sin bote salvavidas, sextante, cronómetro, ni bitácora. No se sabe ni a dónde se fueron ni por qué.
1931: El Baychimo fue abandonado en el ártico al quedar atrapado en el hielo. Permaneció a flote al menos 38 años y lo vieron muchos otros barcos, pero ningún pudo acercarse a él. Probablemente luego se hundió.
1933: Aparece el bote salvavidas 5 del vapor SS Valencia, hundido 27 años antes en 1906… y en buenas condiciones.
1955: El MV Joyita apareció en el pacífico, sin rastro de sus 25 tripulantes.
2006: Un carguero que resultó ser el Jian Seng repitando apareció sin tripulación a bordo y sin que se supiera de dónde venía ni adónde iba. Fue llevado a aguas profundas y hundido.
2006: El Bel Amica aparece cerca de Cerdeña, sin nadie a bordo pero con cuatro almuerzos egipcios a medio comer y mapas de Francia, África y Luxemburgo.
2007: El Kaz II, un catamarán de 12 metros, aparece al noreste de Australia, sin gente a bordo pero con el motor en marcha, un ordenador portátil encendido, la radio y el sistema GPS funcionando, ropa tendida secándose y la mesa puesta para el almuerzo.

Historias reales de barcos fantasmas.

El Gloriana el famoso "Volador Holandés" que todavía vaga por los mares. Ustedes ya no creerán en la leyenda del buque fantasma. Y, sin embargo, todavía andan por esos mares naves fantasmas. Sí, señores, cascos que vagan por el océano durante años enteros, sin dotación a bordo, como espectros de esas leyendas en que el mar es tan pródigo.

De ellos procede sin duda el mito del "Volador Holandés", buque maldito por haber blasfemado su capitán durante una tempestad y que desde hace varios siglos ronda por las cercanías del cabo de Buena Esperanza con una tripulación de cadáveres. El "Volador Holandés" ha existido; y los ojos aterrorizados de los marineros de otros
Dibujo de espejismos de barcos fantasmas en el mar.
buques han visto su casco abandonado en trance de naufragio. Es fuerza que ya repose su dramática aventura en el fondo de los mares, pero desde entonces otros buques abandonados vagan por las aguas para alimentar inextinguiblemente aquella leyenda. La generalidad de la gente cree que un buque abandonado a sí mismo debe perecer de inmediato; así suele ocurrir si la tripulación lo deja en la vecindad de la costa; el flujo lo estrella contra los escollos o lo encalla en las playas. En alta mar no abundan los bajos ni los peñascos. Uno de esos buques, arrastrado por una corriente, puede vagar incluso años por el océano. De esta clase de misterios aventureros queremos hablar hoy.
Foto de un barco fantasma siniestro.
Un caso entregado a su suerte es como una casa vacía, una de esas siniestras casas de las historias policíacas, donde los pisos gimen lúgubremente bajo el pie de un visitante misterioso. También para los buques abandonados inventamos tremendas historias de venganza y sangre. Allí vivieron unos hombres; en la nave, solitario, queda como un mudo testigo de alguna horrible tragedia.
No abundan los buques fantasmas en nuestros tiempos, pero tampoco faltan. No están repartidos por igual en todos los océanos. El Atlántico norte es la zona más propicia a los derelictos, precisamente sobre la ruta por donde navegó Colón hacia las Indias. Muchos años antes de que Colón, "home falador o glorioso", se presentase en la corte española con su fantástico proyecto, ya por esa ruta habían llegado a nuestras playas extraños mensajeros de ultramar: restos de embarcaciones, maderos toscamente labrados, cadáveres de hombres de raza desconocida… La zona a que nos referimos la situamos entre los 35ºN y los 40ºO.
Recordamos el caso de la goleta norteamericana "Wyer C. Sargent". Este buque zarpó de Norfolk (Virginia) en marzo de 1891. Sorprendido por un temporal y en grave riesgo de estrellarse contra los arrecifes de la costa, la tripulación lo abandonó frente a cabo Hatteras el 31 del mismo mes.
Foto de otro barco fantasma a la deriva.
Suponían que se iría a pique inmediatamente. No fue así. Dos meses después, un trasatlántico inglés le vio 500 millas al este de Hatteras. Desde mayo hasta la tercera semana de junio retrocedió hacia la costa americana. El 19 de junio lo señalaron casi en el mismo punto de partida, sobre el paralelo de Norfolk. Luego navegó hacia el EN., haciendo 975 millas en trece días. El 15 de julio lo avistan en el centro del Atlántico, enclavado ya en la zona de los pecios. Dos años más tarde todavía vaga por aquellos parajes, las velas rotas, un palo caído, cubierto de algas el casco sucio, mientras el viento silba siniestramente en la jarcia… Un buque británico lo señala por última vez el 20 de febrero de 1894.
En algunos casos estos trágicos viajeros llevan a bordo a varios de sus tripulantes, porque el temporal ha destruido las lanchas de salvamento o porque prefirieron quedarse a bordo antes de arrostrar los peligros del mar en un esquife. En agosto de 1775, un ballenero groenlandés, que navegaba entre bancos de hielo por los 77º N., avistó una gran barca de tres palos. No se veía un alma a bordo. Gritaron desde el ballenero. Quién conozca el silencio de los mares nórdicos comprenderán la emoción de la escena. Silencio. La barca se deslizaba sobre el mar helado como un gigantesco fantasma blanco. En su espejo de popa se leía: "Gloriana". Del ballenero lanzaron un bote con varios hombres. En la cámara del "Gloriana" encontraron el cuerpo de un hombre helado, sentado al escritorio con una pluma en la mano y un libro de memorias o diario abierto ante él. Los balleneros separaron las manos heladas del cadáver y leyeron las últimas líneas escritas por él: 13 de noviembre de 1762. ¡Trece años antes…!Registrado el casco de quilla a perilla, encontraron tres cuerpos más, todos ellos en perfecto estado de conservación, a causa del intenso frío de una docena de inviernos árticos. Una mujer, aparentemente dormida, en una de las literas; un niño, en una cuna de hierro, y un hombre (un marinero). Junto a una caja de cinc de la que, sin duda, trataba de sacar una antorcha. Después de realizar un sumario oficio de difuntos, los groenlandeses lanzaron los cuerpos por la borda. Se llevaron algunos recuerdos, entre ellos el libro de bitácora. Antes de partir, vertieron petróleo en cubierta y le prendieron fuego. La gran barca se incendió y se hundió lentamente en las aguas heladas.Posteriormente se supo que el "Gloriana" había sido sorprendido en su derrota de Bristol a las colonias de Norteamérica por una gran tempestad. Siete hombres fueron arrebatados por el mar. Perdido el gobierno a causa de averías en el timón, el buque derivó hacia el Norte. Los cuatro supervivientes estaban heridos, uno de ellos mortalmente. Picaron el palo mayor y trataron de envergar unas velas en el trinquete. También intentaron construir un timón nuevo. Una nueva tempestad se llevó al "Gloriana" cientos de millas más al Norte, hacia mares helados y no frecuentados por los navegantes. El diario de a bordo cuenta terribles historias de la falta de víveres y de la lenta desaparición de los supervivientes. Al final sólo quedaron el capitán, su esposa, su hijito y un marinero.No todos los buques sin gobierno tienen tan mala suerte. No hace muchos años el piloto de un "tramp" francés ("tramp", es decir, buque vagabundo, que no cubre rutas fijas, sino que acude a donde hay fletes) descubrió en las aguas de Madera un gran velero inglés de casco de hierro, llamado "Falls of Acton". A bordo había varios tripulantes en trance de perecer. Reanimados con los auxilios que les proporcionaron los franceses, contaron su historia. Un tornado les había destruido el aparato de gobierno; la mayoría de la tripulación embarcó en las lanchas de salvamento, y no se supo más de ellos. En el casco quedaron unos cuantos hombres, salvados gracias a la providencial intervención de los franceses.La barca danesa "Lysglint", un viejo casco de hierro construido en 1875 por una firma de Glasgow (1.691 toneladas), navegó primero bajo bandera británica con otro nombre. En el año 1916 se abanderó en Dinamarca con el nombre ya indicado. Navegaba de Delagoa a Cristianía (hoy, Oslo) con un cargamento de carbón, cuando estalló fuego a bordo y tuvo que ser abandonado por su tripulación. Era el 4 de mayo de 1921. La gente logró salvarse. El 21 de mayo se le vio tres grados al Norte. El 25 de julio lo avistaron en 30º 10' N y 45º 25' O. No se volvió a saber de él. De haberse tratado de un casco de madera, se hubiera ido al fondo en poco tiempo con el fuego a bordo. El buque inglés "Kingsbury" fue el último en señalarle.No se ha acabado la era de los buques fantasmas. En las postrimerías de la segunda guerra mundial, un "Liberty", roto en dos por la explosión de un torpedo, perdida su popa y con ella los aparatos de propulsión y de gobierno, erró por el océano durante muchos días con 16 hombres a bordo. Por fortuna, un destructor británico salvó a los náufragos del medio casco.Sí; el "Volador Holandés" todavía vaga por los mares y la gente de proa tiene razón cuando dice que lo ha visto…

BAYCHIMO un barco fantasma.

Cuando en 1914 el AMER BONALFAN salió de los astilleros no imaginaba ni remotamente el frío destino que le esperaba. Se trataba de un buque de bandera alemana, de 1.322 toneladas y sólido casco de acero, caracterizado por una gran chimenea gris.
Tras la Primera Guerra Mundial le fue entregado a Gran Bretaña como compensación por pérdidas navales. Una de las primeras cosas hicieron los nuevos propietarios fue cambiarle el nombre por el de BAYCHIMO. Una vez llegado a Canadá, se hizo cargo de él la firma “Bay Company of Hudson” que lo utilizó como carguero conectando diversos puntos en las gélidas aguas del norte, en torno al Círculo Polar Ártico, más exactamente para el transporte de las pieles que vendían los cazadores inuits. Su resistente casco pronto demostró ser muy fiable en un mar plagado de icebergs y banquisas. Cada año repetía la misma ruta recorriendo 3.200 km por uno de los mares más procelosos del planeta, distribuyendo víveres, combustible y otras mercancías cambiándolas por pieles y haciendo numerosas escalas para terminar de cargar sus bodegas con más pieles, producto del trabajo de los inuits y de tramperos occidentales.
El 6 de julio de 1931 el BAYCHIMO zarpó de Vancouver en la costa oeste de Canadá para iniciar su rutinario itinerario anual. El capitán John Cornwell con su tripulación de 36 hombres se disponía a adentrarse en aguas tan peligrosas y traicioneras que eran capaces de amedrentar al más fogueado marinero, por eso, el capitán, como cada año, debía esforzarse para ocultar su temor al clima extremo de la zona. Y sus recelos no eran infundados, no señor...
Tras terminar de llenar sus bodegas con pieles en la isla Victoria, el capitán Cornwell ordenó poner rumbo a Vancouver, completando así el periplo que les llevaría de vuelta a casa. Pero las condiciones ambientales en el Polo Norte son extremas y es tan impredecible la posibilidad de que el invierno se adelante, que pensar en el otoño es de optimistas. Violentos vientos e intensas heladas hicieron que las aguas se solidificaran alrededor del buque dejando un estrecho paso que se cerró a las pocas horas, quedando el BAYCHIMO atrapado frente a las costas de Barrow, una pequeña aldea de Alaska, donde la Compañía había construido unas cabañas. Constatada la imposibilidad de avanzar, el capitán Cornwell ordenó a la tripulación dirigirse a pie hacia la aldea, ante el temor de que las cosas se pusieran aún más difíciles. Apenas les separaba un kilómetro, pero salvar esa distancia se convirtió en un infierno bajo la rugiente tempestad. A duras penas consiguieron llegar a las cabañas donde permanecieron atrapados durante dos días interminables, en los que no podían dejar de pensar en su inmediato destino, con un tiempo inclemente, la noche ártica cerrándose sobre ellos y un barco con una fortuna en sus bodegas atrapado por los hielos crecientes.
Sin embargo, en medio de las tribulaciones, surgió el milagro. Sin nada que lo hiciera presagiar, la tormenta cesó repentinamente. El hielo comenzó a debilitarse y el BAYCHIMO quedó liberado.
La tripulación, encantada con la buena suerte, no dudó en subir a bordo con el entusiasmo inspirado por la inminente vuelta a casa. Pero ignoraban que su barco empezaba a transgredir los límites de la lógica para adentrarse en las páginas del misterio. A los pocos días, otra capa de hielo atenazó el casco, y nuevamente, a las pocas horas, el buque quedó redimido de su frío opresor. La tripulación albergaba la esperanza de salvarse y salvar el barco y su preciada carga, pero el capitán consideró que por muy sólido que pareciera el casco, las condiciones atmosféricas adversas acabarían por quebrarlo y hundirlo como si fuera de juguete.
El 15 de octubre, ante la imposibilidad de seguir adelante, la situación era tan descorazonadora que el capitán Cornwell se vio en la necesidad de tomar la decisión de enviar varios mensajes de socorro, en virtud de los cuales la Compañía envió dos aviones de rescate de la base de Nome en la Península de Seward, al oeste de Alaska, a 600 millas de distancia. Veintidós hombres fueron evacuados mientras que el resto de la tripulación, catorce hombres y el capitán, permaneció a bordo del buque a la espera de que el hielo aflojara su fuerza y poder poner a salvo su carga, que no olvidemos estaba compuesta por valiosas pieles.
La espera se preveía larga, así que allí mismo, sobre el banco de hielo construyeron un sólido refugio de madera, hicieron acopio de leña, transportaron agua desde un lago interior y se dispusieron a esperar la llegada del verano polar que favoreciera su marcha.
Ya llevaban un mes de espera en su refugio cuando, tras una impetuosa tempestad, la tripulación descubrió que donde había estado el BAYCHIMO de repente ahora había un gran montaña de nieve. Después de buscarlo por los alrededores, llegaron a la conclusión de que el maltrecho vapor había sido destrozado por la tempestad y por último se habría hundido sin remisión.
Una vez sopesadas todas las circunstancias y vicisitudes de lo acontecido, se decidió que no había razón para permanecer allí por más tiempo; un par de voluntarios, el tercer ingeniero Finlay y un trampero que viajaba como pasajero en el BAYCHIMO, recorrieron 22 millas sobre el hielo para pedir ayuda en una aldea esquimal. Cuando estaban preparando el regreso antes de que el tiempo empeorase aún más, un inuit cazador de focas les comunicó que su barco se encontraba a unas 45 millas hacia el sudeste, un hecho impensable si tenemos en cuenta que el buque se encontraba atrapado por bancos de hielo que no habían podido fundirse. Hacia allí se dirigieron, y después de un duro camino, lo encontraron intacto. Aun así comprendieron que en aquellas condiciones el buque era insalvable. El capitán Cornwell ordenó entonces sacar las pieles más valiosas de la bodega y abandonarlo definitivamente a su suerte. Pocas horas después un avión los evacuaría.
Pero la historia no termina aquí. Más bien comienza...
Varios meses después, y cuando el BAYCHIMO ya era un recuerdo, llegó a la sede de la Compañía en Vancouver un sorprendente mensaje. Un grupo de inuits había avistado el vapor varios centenares de kilómetros al este del punto donde había sido visto por última vez. A mediados de marzo de 1932, un joven cazador llamado Leslie Melvin, en un viaje en trineo en el camino de Hesschel a Nome acertó a ver el carguero meciéndose tranquilamente a poco distancia de la costa. El joven subió a bordo y comprobó que las pieles estaban perfectamente estibadas en la bodega, pero allí tuvo que dejarlas porque le resultaba imposible llevárselas consigo. Pero no fue este el último avistamiento. Algunos meses más tarde, los trabajadores de una empresa petrolífera que efectuaba prospecciones por la zona consiguieron verlo y también subieron a bordo, ellos también notaron que todo seguía en el mismo orden ya descrito por otros testigos anteriores. A comienzos de 1933 fue visto en las cercanías del punto donde su capitán lo había dejado abandonado por un grupo de esquimales que se acercaron a él en su kayak. Justo en el momento en que subieron a bordo estalló una tormenta y se tuvieron que refugiar en el interior del barco durante diez días, sin agua ni alimentos hasta que pudieron abandonarlo. La presencia del BAYCHIMO se multiplicaba. Agosto de 1933, julio de 1934, septiembre de 1935, varias ocasiones en 1939, esquimales, científicos, aventureros, pilotos... muchos fueron los testimonios que llegaron a la sede de la Compañía en los que describían a su vapor navegando plácidamente por las aguas del polo, pero eso sí, siempre imposible de rescatar.
Realmente parece sobrenatural que, a pesar de las tensiones del hielo sobre el casco, el buque pudiera permanecer a flote todos esos años. Aún cuando no exista una explicación razonada para esto, lo que resulta fuera de toda duda es la impecable profesionalidad de los constructores quienes sin habérselo propuesto fueron capaces de fabricar un barco que iba a entrar en la leyenda.
En la actualidad no se tiene conocimiento de si aún sigue a la deriva, de hecho, la última vez que se le vio fue en 1969 —¡treinta y ocho años después de haber sido abandonado!— atrapado por los hielos en Icy Cape, al norte de Alaska. Fue un grupo de pescadores inuits los que dieron aviso del hallazgo del que ellos ya llamaban el “Uniak” o “fantasma del Artico”.

martes, 2 de septiembre de 2008

Un niño de 13 años se suicida después de que su padre le confiscase la 'Wii'

martes, 2 de septiembre de 2008 0
Un niño de 13 años se ahorca con la corbata del colegio después de que su padre le confiscase la Wii, según informa el diario Daily Mail. Jake Roberts discutió con su hermana debido a que ésta estaba viendo la televisión y no le dejaba enchufar la consola. El padre medió entre ambos y confiscó la consola. El niño se encerró en su habitación. Horas más tarde, fue descubierto sobre su cama con una corbata anudada al cuello.
Nada más descubrir el estado del niño, los padres llamaron a una ambulancia que condujo a Roberts al cercano hospital de Scarborough, donde falleció dos días después debido a las lesiones que se había producido.Los primeros testimonios describen a Roberts como un chico muy imaginativo al que le encantaba escribir cuentos y que, incluso, había recibido un premio en la escuela por alguno de sus poemas. La familia del fallecido, que reside en Scarborough, North Yorkshire, se encuentran devastados.

Fuente: Derf
 
Nada en especial... ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates